El envejecimiento con la alteración de las estructuras como son piel músculo y grasa, provoca la tan temida flacidez cutánea con la correspondiente caída del rostro.

Nosotros actuamos con varios procedimientos médicos:

Conoce cómo lo hacemos.

La hidroxiapatita de calcio es un tratamiento estético de última generación; es un implante inyectable blando, seguro, sencillo e inmediatamente eficaz. La textura, que es como la de una crema, se mantiene blanda, es natural al tacto y permanece en su lugar durante muchos meses o años.

Dado que la hidroxiapatita de calcio es un producto biocompatible, no es necesario esperar resultados de pruebas de alergia, y puesto que es biodegradable, se adapta perfectamente a las necesidades estéticas del rostro, siempre cambiante.

Es un implante cutáneo liofilizado (en forma cristalina) esterilizado y apirógeno que contiene microesferas de ácido Poli-Láctico (y que se reconstituye disuelto en agua estéril para preparación inyectable. Este gel es un polímero sintético (hidrogel de ácido poliláctico), biocompatible que no provoca rechazo, biodegradable, y no produce alergias, atóxico, reabsorbible y con una duración de 12-18 meses.

Está compuesto por carboximetilcelulosa, que actúa como vehículo, y micro esferas completamente lisas de Policaprolactona (PCL).

Es un producto reabsorvible y debemos tener e cuenta que el 70% del producto es carboximeticelulosa, el resto son las micro-esferas de policaprolactona (producto principal de muchas suturas re-absorbibles) Una vez inyectado se producirá formación de colágeno tipo 1 y 3, que mejorará la flacidez y elasticidad de nuestra piel.

A diferencia de otros productos re-absorbibles, los oligómeros resultantes de la bio-reabsorción total de las micro-esferas son excretados totalmente por vía metabólica.

Los hilos tensores nos ofrecen la posibilidad de rejuvenecer nuestra cara, un efecto lifting que logrará hacer que nuestro rostro recupere su tensión y aspecto rejuvenecido, en definitiva, que nuestra piel luzca con una mayor vitalidad y nos veamos radiantes.

Además de conseguir mejorar nuestro aspecto exterior, los hilos tensores provocan que nuestro organismo poco a poco vaya recuperando la producción de colágeno, pues también es estimulada. En definitiva, encontramos en los hilos tensores un tratamiento estético poco agresivo, con grandes resultados y muchos beneficios añadidos.

Los hilos tensores están compuestos por polidioxanona, material que utilizamos para realizar el tratamiento y lograr tensar la zona a tratar. Se caracteriza por ser un material biocompatible y que no produce alergias.